Perspectiva Ciudadana
¡Síguenos en Facebook! ¡Síguenos en Twitter! Suscrbete al Newsletter/Boletn

En portada

Más de 200 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas en lo que va de año. Un número muy superior a las muertes por cólera o por otras causas que han sido motivo de alerta en el país. Hay más de 119 muertes maternas en lo que va del 2011, según el Ministerio de Salud Pública. Estamos ante un Estado que no enfrenta el problema de la violencia contra las mujeres con la determinación y urgencia que amerita la situación.


Comparte

“La crisis económica no crea la violencia contra las mujeres”. Entrevista a Pavel Isa Contreras.
| perspectivaciudadana.com | 21-12-2011
    

Más de 200 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas en lo que va de año. Un número muy superior a las muertes por cólera o por otras causas que han sido motivo de alerta en el país. Hay más de 119 muertes maternas en lo que va del 2011, según el Ministerio de Salud Pública. Estamos ante un Estado que no enfrenta el problema de la violencia contra las mujeres con la determinación y urgencia que amerita la situación.

—¿Cuál es el papel del Estado ante los diferentes tipos de violencia que existen en la sociedad dominicana?

—El papel del Estado debería ser de prevención y sanción, principalmente, y con la protección de las personas que por su posición de debilidad relativa (mujeres, niños, niñas, adolescentes, inmigrantes  indocumentados, ancianos y ancianas, etc.), son proclives a ser violentadas. Las acciones de prevención pasan por la promoción de una cultura de diálogo, de reconocimiento del otro o de la otra como persona con derechos y digna de ser escuchada y tomada en cuenta, de rechazo social a la violencia como forma de ejercicio del poder y de creación de conciencia sobre el negativo impacto de ella.

—¿Existe alguna relación entre la violencia hacia las mujeres y la crisis económica?

—La crisis económica no crea la violencia contra las mujeres pues esta tiene sus raíces en una cultura patriarcal que subordina y excluye a las mujeres y que, frecuentemente, promueve y justifica el uso de la violencia para sostener esa relación desigual entre hombres y mujeres.

Sin embargo, la crisis económica puede reproducir algunas condiciones que detonan episodios de violencia. La frustración que genera la exacerbación de las privaciones materiales, las dificultades que podrían tener los hombres en cumplir su rol socialmente asignado de proveedor del hogar, y por el cual frecuentemente se mide su éxito como hombre y como persona, o la capacidad que pueda demostrar una mujer de proveer para su familia frente a una percibida incapacidad del hombre y por tanto de competir con el hombre y de incrementar su grado de independencia frente a él puede generar una respuesta violenta en los hombres.

—¿En qué debe avanzar el Estado para reducir o erradicar la violencia contra las mujeres? 

—El Estado debe fortalecer las acciones de protección a las mujeres víctimas de violencia, ampliando significativamente la cobertura de los innovadores programas del Ministerio Público en esa materia. Debe mejorar dramáticamente el funcionamiento del sistema de justicia en materia de atención a los casos de violencia contra las mujeres. Por ejemplo, la Policía Nacional es groseramente indiferente y negligente frente a los casos de mujeres maltratadas.

También, se deben reforzar las acciones del Estado, en materia de crear una conciencia generalizada de rechazo a la violencia contra las mujeres, trabajando el tema desde las escuelas pero también desde los medios de comunicación, buscando desvalorizar y estigmatizar la violencia contra ellas y contra quienes violentan mujeres sistemáticamente. La esencia, sin embargo, está en ir reconociendo que las mujeres son seres humanos y ciudadanas con los mismos derechos que los hombres.

—Mortalidad materna, ¿es solamente un problema de inversión social?

—Sí y no. Lo es porque los recursos son imprescindibles para habilitar a los centros de salud para proveer un cuidado adecuado y cumpliendo con los estándares de calidad en el servicio de salud y atención prenatal. Esto pasa por contar con personal calificado y el equipamiento adecuado en los centros de salud. También la educación de las mujeres y los recursos en los hogares contribuyen a un mejor cuidado prenatal y a reducir los riesgos asociados al embarazo y al parto. Pero no se limita a un asunto de recursos sino que requiere de una transformación profunda de la atención en salud que además de elevar la calidad, humanice el servicio.

—¿Cuál es el rol que desempeña la mujer en la economía dominicana?

—Sus roles principales son: primero, de cuidadora del hogar y de sus miembros, una esfera clave para la economía y el mercado de trabajo; sin este trabajo, el resto de la economía no funciona. Segundo, trabajadora informal en el sector servicios, con condiciones laborales muy precarias, ingresos muy limitados, baja productividad y vulnerabilidad laboral. Tercero, trabajadoras domésticas remuneradas

en situación de vulnerabilidad.  Cuarto, trabajadoras formales en el sector comercio al detalle. Quinto, una pequeña proporción desarrolla labores profesionales en la economía formal, lo que hace que tenga roles muy limitados en la toma de decisiones empresariales. Lo mismo pasa en la esfera estatal en la toma de decisiones de políticas públicas, donde las mujeres son minoría, y donde la perspectiva desde los intereses de las mujeres es marginal.

—¿Se puede hablar de que hay perspectiva de género en el sistema económico dominicano?

—La población dominicana con conciencia de las desiguales relaciones entre hombres y mujeres en el país y de la necesidad de cambiarlas es muy reducida, aunque en décadas recientes ha habido algunos avances, en particular respecto a derechos civiles, políticos y económicos de las mujeres, y se empieza a rechazar algunas de las peores formas del ejercicio del poder de los hombres sobre las mujeres como la violencia física y emocional.

Sin embargo, hay fuertes rezagos en el reconocimiento de los derechos sexuales y derechos reproductivos de las mujeres. Esto hace que uno de los pilares del funcionamiento de esta sociedad y de esta economía siga siendo la subordinación de las mujeres, la cual se manifiesta en que éstas siguen siendo las responsables principales y únicas del cuidado del hogar, y siguen ganando menos que los hombres por el mismo trabajo y teniendo las mismas habilidades.

 

blog comments powered by Disqus

Etiquetas: Pavel Isa Contreras | Violencia contra la Mujer | Mujer y Economía | |
Enlace al artículo original:

 

Ñapa: Blogs
Pablo McKinney Atilio Borón Robert Reich Michael Moore Carlos Báez Evertsz
Federico Mayor Zaragoza Juan Torres López Manolo Pichardo Carlos Santos Vicenç Navarro
Rosario Espinal Paul Krugman Angeles Mastretta Adriano Miguel Tejada Ramón Tejada Holguín
Antoni Gutiérrez-Rubí        
Diario multimedia no lucrativo dominicano a favor de políticas solidarias, la tolerancia y el bienestar ciudadano, Perspectiva Ciudadana es una iniciativa de
Red Vida Cotidiana
, empresa ciudadana solidaria, ONG de la República Dominicana. En la red desde enero de 2001. Reproducción permitida, siempre que se cite la fuente. Celebramos y estimulamos el Software Libre. Perspectiva Ciudadana está diseñada y gestionada con PHP, Apache, MySQL y Ubuntu/Linux.
Portada | Quines somos? | Contacto | Publicidad