Perspectiva Ciudadana
¡Síguenos en Facebook! ¡Síguenos en Twitter! Suscrbete al Newsletter/Boletn

En portada

Entonces ¿por qué seguimos en Afganistán? ¿No se supone que estadunidenses y británicos llegaron ahí en 2001 para combatir a Osama Bin Laden? ¿No lo mataron el pasado lunes?


Comparte

Si esta es una victoria de EU, ¿sus fuerzas deben irse a casa?
Robert Fisk | jornada.unam.mx | 04-05-2011
    

Entonces ¿por qué seguimos en Afganistán? ¿No se supone que estadunidenses y británicos llegaron ahí en 2001 para combatir a Osama Bin Laden? ¿No lo mataron el pasado lunes?

Hubo un doloroso simbolismo en los ataques aéreos de la OTAN de este martes: apenas 24 horas después de la muerte de Bin Laden, se produjo una agresión que mató de paso a un número no determinado de guardias de seguridad afganos.

La verdad es que desde hace mucho perdimos nuestro mausoleo en el cementerio de los imperios, al convertir la cacería del hoy irrelevante inventor de una yihad global en una guerra contra decenas de miles de insurgentes talibán a quienes poco les importa Al Qaeda, pero que con mucho entusiasmo quieren sacar de su país a los ejércitos occidentales.

Las cándidas esperanzas del presidente afgano, Hamid Karzai, y de la secretaria estadunidense de Estado, Hillary Clinton, en el sentido de que ahora, tras la muerte de Bin Laden, el talibán se convertirá en un grupo de apacibles demócratas que obedecerán dócilmente al gobierno corrupto y pro occidental afgano nos demuestra lo poco que éstas personalidades entienden de la sangrienta realidad del país. Algunos miembros del talibán admiraban a Bin Laden, pero no lo querían, y él no participó en su campaña contra la OTAN. El mulá Omar, quien está en Afganistán, es más peligroso que Bin Laden para Occidente y nadie lo ha matado.

Irán, por única ocasión, habló en nombre de millones de musulmanes en su reacción a la muerte de Bin Laden. La excusa para que los países extranjeros desplegaran sus tropas en la región con el pretexto del combate al terrorismo ha sido eliminada, afirmó el ministro del Exterior iraní. Esperamos que esta noticia ponga fin a la guerra, el conflicto, los disturbios y la muerte de personas inocentes y ayude a establecer la paz y tranquilidad en la región.

Periódicos en todo el mundo árabe coinciden. Si esto es una enorme victoria para Estados Unidos, sus tropas deben volver a casa, pero eso no es algo que Washington tenga la intención de hacer por el momento.

El hecho de que muchos estadunidenses opinen igual no cambiara ese mundo de cabeza que es el marco de la política de Estados Unidos. Hay una realidad innegable que el mundo aún no ha comprendido: que las revoluciones en Túnez y Egipto –y lo más apremiante– los baños de sangre en Libia y Siria, además de los peligros de Líbano, son más graves y urgentes que el hacer volar en pedazos a un hombre barbado que la inmadura imaginación occidental infló a magnitudes hitlerianas.

El primer ministro turco, Tayip Erdogan, hizo un brillante pronunciamiento este martes en Estambul, con el que llamó a los sirios a dejar de matar a su propio pueblo y al líder libio, Muammar Kadafi, a dejar Libia. Sus palabras fueron más elocuentes, poderosas e históricas que los discursos llenos de resentimiento y triunfalismo pronunciados el lunes por el presidente estadunidense, Barack Obama y Clinton.

Ahora, nos dedicamos a perder el tiempo al especular quién tomará el mando de Al Qaeda: Zawahiri o Saif Adel, siendo que el movimiento no tiene un liderazgo como tal y Bin Laden era más un fundador de la red que su jefe.

En los mataderos de Medio Oriente, un día es mucho tiempo, y apenas 24 horas después de que Osama Bin Laden murió, surgían preguntas insistentes este martes. Por ejemplo: si Barack Obama en verdad piensa que el mundo es un lugar más seguro tras la muerte de Bin Laden ¿a qué se debe que Estados Unidos haya incrementando su alerta y que en sus embajadas de todo el mundo se estén tomando precauciones especiales contra un posible ataque?

¿Y qué fue lo que en verdad ocurrió en ese destartalado complejo –que todos suponían una mansión de millones de dólares– cuando la vida sulfúrica de Bin Laden encontró su fin? Es improbable que Human Rights Watch sea la única institución que exija una profunda y transparente investigación sobre el asesinato.

Hubo una versión inicial de las fuentes del Pentágono según la cual dos de las esposas de Bin Laden fueron asesinadas y una mujer murió sirviendo como escudo humano. En cuestión de horas, las esposas estaban vivas, según reportes periodísticos, y la tercera mujer simplemente desapareció.

Desde luego, Pakistán le contó impacientemente al mundo de su participación en el ataque contra Bin Laden, si bien el presidente paquistaní, Asif Alí Zardari, se retractó de todo el cuento este martes. Dos horas más tarde, teníamos a una fuente oficial estadunidense que aseguraba que el ataque contra Bin Laden fue un éxito compartido.

Está también el funeral secreto de Bin Laden en el mar Arábigo. ¿Se habrá planeado esto antes de atacar a Bin Laden, en un plan establecido para matarlo en vez de capturarlo? Se supone que arrojar los restos al mar se llevó a cabo según preceptos islámicos; lo que supondría que el cuerpo fue lavado y envuelto en un sudario blanco. Le debe haber tomado mucho tiempo al comandante de la embarcación ISS Carl Vinson preparar una ceremonia religiosa de 50 minutos y encontrar a un marinero que hablara árabe para que hiciera de intérprete durante el servicio.

Ahora, enfrentemos la realidad. El mundo no es más seguro tras el asesinato de Bin Laden. Es más seguro porque los vientos de la libertad soplan a través de Medio Oriente. Si Occidente trata a los pueblos de esta región con justicia en vez de poderío militar, Al Qaeda se volverá tan irrelevante como lo ha sido desde que comenzaron las revoluciones árabes.

Desde luego, sí hay un aspecto positivo para el mundo árabe: si Bin Laden está muerto, será más difícil para los Kadafis, Salehs y Assads proclamar que es él quien está detrás de las revoluciones populares con que se intenta derrocarlos.

Traducción: Gabriela Fonseca

 

blog comments powered by Disqus

Etiquetas: Afganistan | EEUU | Guerra contra el terrorismo | Osama bin laden |
Enlace al artículo original: http://www.jornada.unam.mx/2011/05/04/index.php?section=opinion&article=032a1mun

 

Ñapa: Blogs
Pablo McKinney Atilio Borón Robert Reich Michael Moore Carlos Báez Evertsz
Federico Mayor Zaragoza Juan Torres López Manolo Pichardo Carlos Santos Vicenç Navarro
Rosario Espinal Paul Krugman Angeles Mastretta Adriano Miguel Tejada Ramón Tejada Holguín
Antoni Gutiérrez-Rubí        
Diario multimedia no lucrativo dominicano a favor de políticas solidarias, la tolerancia y el bienestar ciudadano, Perspectiva Ciudadana es una iniciativa de
Red Vida Cotidiana
, empresa ciudadana solidaria, ONG de la República Dominicana. En la red desde enero de 2001. Reproducción permitida, siempre que se cite la fuente. Celebramos y estimulamos el Software Libre. Perspectiva Ciudadana está diseñada y gestionada con PHP, Apache, MySQL y Ubuntu/Linux.
Portada | Quines somos? | Contacto | Publicidad