Perspectiva Ciudadana
¡Síguenos en Facebook! ¡Síguenos en Twitter! Suscrbete al Newsletter/Boletn

En portada

Una vez visto los cambios de presidentes en Haití y en Santo Domingo antes de que pudieran finalizar sus mandatos desde los años 80 del siglo XX hasta ahora. Excluyendo el paso constitucional del poder del Presidente al vicepresidente debido a la muerte del primero. Pasemos una breve revista a los acontecimientos ocurridos en el resto de América Latina.


Comparte

Cambios de presidentes antes de finalizar sus mandatos (2/2)
Carlos Báez Evertsz | pensamientocriticoglobal.com | 04-05-2011
    

Una vez visto los cambios de presidentes en Haití y en Santo Domingo antes de que pudieran finalizar sus mandatos desde los años 80 del siglo XX hasta ahora. Excluyendo el paso constitucional del poder del Presidente al vicepresidente debido a la muerte del primero. Pasemos una breve revista a los acontecimientos ocurridos en el resto de América Latina.

En Bolivia, Hernán Siles Zuazo, elegido en 1982 renunció en 1985, un año antes de cumplirse su mandato. La situación económica caótica, la hiperinflación unida a las movilizaciones masivas y la violencia contra los manifestantes le obligaron a renunciar.

Mucho antes en 1989 Raúl Alfonsín tuvo que renunciar a la presidencia cinco meses antes del fin de su mandato por el caos derivado de las movilizaciones peronistas en las calles y por una economía en deterioro constante. Carlos Menem asumió la presidencia antes de la fecha  legalmente establecida.

En 1993  Carlos Andrés Pérez fue destituido en Venezuela por un juicio político por acusaciones de corrupción y después de dos intentonas golpistas fracasadas.

Otro caso de renuncia, ésta más forzada por las presiones combinadas del Congreso –donde era minoritario-, que le declaró “incapacitado mental” y de los militares que le retiraron su apoyo, fue el del ecuatoriano Abdalá Bucaram, que elegido en 1996 tuvo que renunciar seis meses después en 1997.

En Brasil  Fernando Collor de Mello tuvo que renunciar  en 1992 después de un juicio político, por las acusaciones de corrupción y con un cuadro económico de crisis aguda.  En Paraguay Raúl Cubas  fue obligado a renunciar después del asesinato del vicepresidente y ante la amenaza de un juicio político por el Congreso y en medio de ola de protestas ciudadanas.

En Perú Fujimori elegido en 1990 se dió un “autogolpe” apoyado por las fuerzas armadas disolviendo el Congreso. Cambió la Constitución y fue elegido de nuevo en 1995 y también en el 2000, tuvo que renunciar ese mismo año huyendo a Japón por corrupción y por fraude electoral. Los militares desempeñaron un papel  en obligarle a renunciar.

También por acusaciones de corrupción tuvo que renunciar en  el 2000 el ecuatoriano Jamil Mahuad que había sido elegido en 2008.Aunque mucho tuvo que ver las medidas del FMI, las protestas de los indígenas y las disidencias en la cúpula militar.

Otros presidentes que no pudieron terminar sus mandatos fueron Fernando de la Rúa en Argentina, elegido en 1999 y que renunció en 2001 bajo fuertes protestas populares.

En Bolivia hizo lo mismo Gonzalo Sánchez de Losada en 2003 ante las movilizaciones de masas en su contra y falta de apoyo en el Congreso. En Guatemala renunció Jorge Serrano en 1993 después de intentar disolver el Congreso y bajo una fuerte crisis económica. Los militares se pusieron en su contra.

El caso más reciente ha sido el del presidente Hondureño Manuel Zelaya en 2009 destituido por una maniobra conjunta del Congreso y de los militares en una acción que tiene todos los ingredientes de los golpes de Estado clásicos. En los que los sectores del poder económico, junto a los políticos tradicionales se unen a los jefes militares para derrocar a un presidente que no es de su agrado.

En 2002 hubo un intento fallido de golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez y en 2010 hubo el intento, también fracasado de derrocar a Rafael Correa por un grupo de policías.

La conclusión general de esta visión latinoamericana es que hay un declive de los golpes de estado militares, lo cual no implica que pueda darse un cierto resurgir del pretorianismo bajo formas populistas o tradicionalmente conservadoras.

Otro aspecto a no desdeñar es que los intentos más recientes de golpes de Estado han sido organizados contra los presidentes que se han alineado o han dado muestras de simpatías con la llamada tendencia bolivariana. Aunque otros presidentes con medidas reformistas y políticas sociales avanzadas –para el contexto latinoamericano- no se  han visto amenazados por los militares.

Está muy claro que ser elegido no implica una bula para hacer lo que le venga en ganas al presidente. El pueblo y sus organizaciones tienen medios cívicos para forzar a un presidente a dejar el cargo por haber frustrado sus esperanzas y por haber utilizado el cargo a favor propio y de sus allegados, por practicar de manera descarada y masiva la corrupción, y por no cumplir con los deberes supremos de un Jefe de Estado, servir a los intereses generales y tratar de buscar siempre el bien común, no el interés individual o grupal.

Bruselas, 1 de mayo de 2011

 

blog comments powered by Disqus

Etiquetas: Carlos Báez Evertsz | El espectador comprometido | Golpes de estado | Corrupcion |
Enlace al artículo original:

 

Ñapa: Blogs
Pablo McKinney Atilio Borón Robert Reich Michael Moore Carlos Báez Evertsz
Federico Mayor Zaragoza Juan Torres López Manolo Pichardo Carlos Santos Vicenç Navarro
Rosario Espinal Paul Krugman Angeles Mastretta Adriano Miguel Tejada Ramón Tejada Holguín
Antoni Gutiérrez-Rubí        
Diario multimedia no lucrativo dominicano a favor de políticas solidarias, la tolerancia y el bienestar ciudadano, Perspectiva Ciudadana es una iniciativa de
Red Vida Cotidiana
, empresa ciudadana solidaria, ONG de la República Dominicana. En la red desde enero de 2001. Reproducción permitida, siempre que se cite la fuente. Celebramos y estimulamos el Software Libre. Perspectiva Ciudadana está diseñada y gestionada con PHP, Apache, MySQL y Ubuntu/Linux.
Portada | Quines somos? | Contacto | Publicidad