Perspectiva Ciudadana
¡Síguenos en Facebook! ¡Síguenos en Twitter! Suscrbete al Newsletter/Boletn

En portada

Muchos dominicanos y dominicanas no pueden salir del asombro. La última semana ha sido devastadora. Nadie concibió la posibilidad de que el equipo representativo del país en el Segundo Mundial de Béisbol pudiera caer vencido en la primera ronda, es decir que perdiera dos de sus primeros tres compromisos para quedar descartado.

Comparte

¿Quién podrá compensarnos?
juan bolívar díaz | hoy.com.do | 15-03-2009
    

Muchos dominicanos y dominicanas no pueden salir del asombro. La última semana ha sido devastadora. Nadie concibió la posibilidad de que el equipo representativo del país en el Segundo Mundial de Béisbol pudiera caer vencido en la primera ronda, es decir que perdiera dos de sus primeros tres compromisos para quedar descartado.

Y lo peor es que cayera a manos y bates del representativo de Holanda, que junto al de Italia era señalado como la cola de los 16 participantes. La primera caída el sábado 7 fue registrada como un acontecimiento insólito, primera página en los diarios holandeses, aunque la gran mayoría de ellos no conoce el ABC del béisbol.

De ninguna forma se trata de menospreciar a los holandeses, que en materia de fútbol poseen una maquinaria de primera categoría. Sus beisbolistas merecen reconocimiento ya que superaron a la mitad de los participantes, eliminados en la primera ronda. Jugaron con alma, corazón y vida, como dice la vieja canción, con el entusiasmo, la entrega y la dedicación que le faltó a la mayoría de los dominicanos, por lo menos de los bateadores, porque los lanzadores estuvieron casi a la perfección. Sólo dañados por ese infortunado “cierre” de Carlos Mármol, quien llegó a la lomita con gestos de fantochería.

Los días han pasado y muchos no han podido recuperarse del golpe emocional a lo más profundo de la autoestima nacional, ya que en la excelencia de nuestros peloteros nos hemos refugiado en las últimas dos o tres décadas de cuántas desgracias se han abatido sobre el país, fueren desastres de la naturaleza o de la anarquía y anomia social.

Este papelazo beisbolístico nos dejó al garete y sin brújula, tratando de encontrar explicaciones. La mayoría culpabilizando a los que no asistieron, algunos de los cuales en verdad ofendieron los sentimientos de la dominicanidad, demasiado subordinados a los millones de dólares del negocio. Pero no debe ignorarse que de los 27 seleccionados sólo 2 no correspondían a la categoría superior del béisbol, lo que con un rendimiento promedio garantizaba una competitividad suficiente para vencer a un equipo de tercera categoría.

Hay que hurgar en las profundidades para encontrar explicación. En realidad, más allá de la Serie del Caribe, donde apenas participan 4 equipos, las novenas dominicanas hace tiempo que no salen competidoras. Pareciera que somos una constelación de estrellas con luces propias, mas no una orquesta capaz de vibrar con la misma partitura.

En el fondo el rendimiento del conjunto beisbolístico se asemeja al del país, incapaz de generar suficiente armonía no sólo en la distribución del ingreso, sino también para concertar el desarrollo humano y el progreso integral de la nación. Es probable que nuestro equipo de estrellas del béisbol, como el conjunto nacional, tomara con poca dedicación el compromiso que tenía, y que sus integrantes pusieran los individualismos y ambiciones de gloria individual por encima del interés colectivo.

Tomados de uno en uno, el conjunto de los dominicanos, tenemos grandes deseos de superación, mas no hemos podido sumarnos para reproducir fuerzas materiales y espirituales y dejar atrás el atraso y la pobreza. Por eso, como en el pasado, tendremos que refugiarnos nuevamente en los éxitos individuales, sean de Juan Marichal, Sammy Sosa, Pedro Martínez, David Ortiz o Manny Ramírez.

El golpe ha sido más duro porque parece que ahora necesitábamos más que nunca refugiarnos en las compensaciones de los éxitos beisbolísticos, ya que en los torneos internacionales no salimos de los últimos lugares en fortaleza democrática e institucional, en transparencia, en calidad de la educación y la salud, en energía eléctrica y en administración de los recursos públicos.

Hemos de asimilar rápido el golpe y olvidar la humillación del béisbol para que al menos podamos seguir reivindicando individualmente nuestras estrellas. Porque de lo contrario ¿quién podrá compensarnos y permitirnos botar el golpe?

Mientras tanto, tenemos que rogar a Dios que nos cuide a Juan Luis Guerra y su magnífica orquesta y para que prolonguen y extiendan su travesía. Son nuestro conjunto sustituto para reafirmarnos y compensar nuestras carencias colectivas.

 

blog comments powered by Disqus

Etiquetas: |
Enlace al artículo original:

 

Ñapa: Blogs
Pablo McKinney Atilio Borón Robert Reich Michael Moore Carlos Báez Evertsz
Federico Mayor Zaragoza Juan Torres López Manolo Pichardo Carlos Santos Vicenç Navarro
Rosario Espinal Paul Krugman Angeles Mastretta Adriano Miguel Tejada Ramón Tejada Holguín
Antoni Gutiérrez-Rubí        
Diario multimedia no lucrativo dominicano a favor de políticas solidarias, la tolerancia y el bienestar ciudadano, Perspectiva Ciudadana es una iniciativa de
Red Vida Cotidiana
, empresa ciudadana solidaria, ONG de la República Dominicana. En la red desde enero de 2001. Reproducción permitida, siempre que se cite la fuente. Celebramos y estimulamos el Software Libre. Perspectiva Ciudadana está diseñada y gestionada con PHP, Apache, MySQL y Ubuntu/Linux.
Portada | Quines somos? | Contacto | Publicidad