Perspectiva Ciudadana
¡Síguenos en Facebook! ¡Síguenos en Twitter! Suscrbete al Newsletter/Boletn

En portada

Hace poco tiempo, una de las entidades dedicadas a evaluar países calificó a la República Dominicana como un Estado fallido. En ese momento, todos los sectores del país al unísono denunciaron dicha conclusión como fallida en sí misma, por faltar a la verdad. En lo particular, entiendo que nuestro país no es un Estado fallido y sino una nación de gente bien intencionada, trabajadora, en búsqueda de la mejoría, pero a veces imposibilitado de lograr dichas cuestiones por factores sistémicos y de voluntad de política de gobernantes.

Comparte

Estado de Derecho y Democracia.
luis miguel de camps garcía | perspectivaciudadana.com | 13-03-2009
    


Hace poco tiempo, una de las entidades dedicadas a evaluar países calificó a la República Dominicana como un Estado fallido. En ese momento, todos los sectores del país al unísono denunciaron dicha conclusión como fallida en sí misma, por faltar a la verdad.  Algunos entraron en detalles sobre la definición sobre Estado fallido y otros simplemente se dedicaron a criticar las instituciones que habían publicado sus conclusiones y sus representantes. En lo particular, entiendo que nuestro país no es un Estado fallido y sino una nación de gente bien intencionada, trabajadora, en búsqueda de la mejoría, pero a veces imposibilitado de lograr dichas cuestiones por factores sistémicos y de voluntad de política de gobernantes.

El hecho de que una nación adopte un sistema de gobierno republicano y democrático no hace que automáticamente dicha nación sea perfecta. De hecho, para lograr el buen funcionamiento de las democracias, muchos factores deben trabajarse y mejorar constantemente, de los cuales, uno de los más importantes es el respeto a las leyes y la efectiva ejecución de las mismas.

Si bien es cierto que la República ha sido objeto de una “primera oleada” de reformas judiciales, las cuales han producido ciertas mejorías puntuales en lo que respecta a la administración de justicia, también es cierto que poco se ha hecho para que las entidades que deben obligar al respeto y al cumplimiento de las leyes cuenten con las iniciativas y los poderes necesarios para lograr su cometido. Así, el Ministerio Público, organismo que debe iniciar acciones penales contra toda persona que transgreda el orden público por acción u omisión, se ha mantenido siendo una entidad que opera bajo el control del Ejecutivo, un poder público al que, por el contrario, le corresponde estar bajo la supervisión del Ministerio Público.

La democracia no consiste solamente en respetar la decisión popular en cuanto a la elección de sus representantes y mandatarios. Es un acto de malabarismo social en el que debemos equilibrar las ejecutorias de los funcionarios públicos por un lado, y las potenciales consecuencias que éstas pueden tener en sus realizadores, por el otro. Si tenemos un sistema donde la penalización de las actuaciones ilegales, dependen únicamente de la voluntad política de los gobernantes, no importará cuántos departamentos de prevención a la corrupción se inauguren, simplemente no tendremos una real democracia.

Propugnemos por una institucionalización del Ministerio Publico fuera de la sombra del Ejecutivo, donde sus miembros no teman actuar como la ley les ordena, porque puedan verse en la calle y sin el empleo con el que cuentan. Este es el momento adecuado para lograr este cometido, aprovechando la discusión de reforma constitucional. Si logramos esta independencia e institucionalización, podremos decir entonces que no tenemos un sistema de responsabilidad penal fallido.

 

blog comments powered by Disqus

Etiquetas: |
Enlace al artículo original:

 

Ñapa: Blogs
Pablo McKinney Atilio Borón Robert Reich Michael Moore Carlos Báez Evertsz
Federico Mayor Zaragoza Juan Torres López Manolo Pichardo Carlos Santos Vicenç Navarro
Rosario Espinal Paul Krugman Angeles Mastretta Adriano Miguel Tejada Ramón Tejada Holguín
Antoni Gutiérrez-Rubí        
Diario multimedia no lucrativo dominicano a favor de políticas solidarias, la tolerancia y el bienestar ciudadano, Perspectiva Ciudadana es una iniciativa de
Red Vida Cotidiana
, empresa ciudadana solidaria, ONG de la República Dominicana. En la red desde enero de 2001. Reproducción permitida, siempre que se cite la fuente. Celebramos y estimulamos el Software Libre. Perspectiva Ciudadana está diseñada y gestionada con PHP, Apache, MySQL y Ubuntu/Linux.
Portada | Quines somos? | Contacto | Publicidad