Perspectiva Ciudadana
¡Síguenos en Facebook! ¡Síguenos en Twitter! Suscrbete al Newsletter/Boletn

En portada


Comparte

Visión de futuro
víctor ventura | perspectivaciudadana.com | 12-06-2004
    

Victor Ventura Hernandez es ingeniero electromecanico, especialista en energia y finanzas, miembro de la secretaria de relaciones internacionales del PLD. Perspectiva Ciudadana acoge con agrado esta colaboración.

El pueblo elector de la República Dominicana acudió temprano a las urnas, el domingo 16 de mayo del 2004, con la ilusión de elegir libérrimamente los gobernantes que dirigirán los destinos del país en el cuatrienio 2004 al 2008.
La mayoría de los dominicanos en edad de votar asistió al certamen electoral firmemente convencido que debía emitir su voto para contribuir a afianzar la democracia y definir con esa decisión el futuro del país que augura más oportunidades, más bienestar, más seguridad y justicia social. En fin, el pueblo acudió a ejercer su derecho para salir de la crisis económica social y moral y dio un paso hacia adelante con una visión de futuro.

Esta ilusión tuvo al ser castrada y la voluntada del pueblo expresada en las urnas desvirtuada Pero, gracia a la madurez y vocación democrática de la sociedad dominicana, a la participación decidida de la sociedad civil y la solidaridad de la comunidad internacional que se mantuvo vigilante la voluntad popular fue respetada. Se impuso la sensatez y la cordura, y la decisión del pueblo expresada en las urnas, por encima de aquellos que lanzaron el lema de que “nos vamos a quedar”, sin tomar en cuenta que los ojos del mundo estaban puesto sobre el proceso electoral dominicano. Y que la Organización de Estados Americanos (OEA) y las potencias mundiales como EEUU, UE, Canadá, España, Alemania, etc., propiciaron un proceso de observación para garantizar la transparencia de los resultados electorales.

La sociedad dominicana fue conmovida, la noche del domingo 16, luego de que monseñor Agripino Núñez Collado se dirigiera al país, desde la JCE, reclamando respeto a los resultados electorales, y recordando que en 1978 ninguna fuerza pudo torcer la voluntad popular expresada en las urnas. Posteriormente, el público dominicano vio concurrir, en una improvisada y rápida conferencia de prensa, al presidente y candidato a la reelección Hipólito Mejía, que luchaba por no perder la compostura y anunció al país forzado por la realidad su inminente derrota. Con lo cual intentaba devolver el sosiego y la tranquilidad a la ciudadanía.

El otrora muy popular candidato presidencial del PPH que había ganado las elecciones del año 2000 con casi el 50% de las votaciones, mordía vergonzosamente, en esta ocasión, el polvo de la derrota. Anunciaba su disposición de acatar las reglas de la democracia que podrían divorciarlo, a golpe de saludables y constantes experiencias, de toda tentación totalitaria y de toda práctica corrupta de su propia facción grupal. La política es como las olas del mar con el mismo ímpetu que sube con ese mismo baja La fuerza del poder cuando no la acompaña un sentimiento de dignidad, de rectitud y de honradez en sus actuaciones se deslegitima y pierde vigencia y apoyo entre los ciudadanos.

El resultado del reciente proceso electoral dejó en los dominicanos algunas lecciones aprendidas que permiten algunos comentarios.

Es obligatorio ponderar la conducta cívica del pueblo dominicano que siempre se ha comportado por encima de algunos de sus más connotados dirigentes. El “pueblo llano”, en cada torneo electoral ha cumplido con sus deberes ciudadanos votando tranquila y ordenadamente dando una muestra de civismo, de determinación | y de fervor patriótico. Siendo algunos encumbrados lideres que a nombre de conveniencias coyunturales se han prestado históricamente a adulterar el resultado de las decisiones tomadas por los ciudadanos., a través del sufragio , en franca violación de los preceptos de la democracia electoral y la convivencia civilizada.

La mayoría de los electores votó en contra del PPH e Hipólito Mejia y a favor del Dr. Leonel Fernández postulado por el partido de la Liberación Dominicana (PLD ) y fuerzas aliadas, tal como indican los resultados electorales. El candidato del PLD obtuvo 2,063,871 votos, para un astronómico 57.11% del total, según consigna el boletín número 10 de la Junta Central Electoral (JCE). El Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y aliados lograron 1,215,928, que es el 33.65% de los sufragios válidos emitidos, y el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) y sus aliados, recibieron 312,494 votos, que representan el 8.65%.

Concluido el proceso de computar el 100% de los 12,203 colegios electorales que funcionaron en el país, hubo 3,613,700 (98.82%) votos válidos, es decir 1.18 % de votos nulos y una abstención de 28.02%. De manera individual, de los 3,613,700 válidos, el PLD obtuvo 1,771,377, equivalente al 49.02%; el PRD 1,108,400 que representan el 30.67% y el PRSC 294,033, para 8.14% . Lo que indica que hay una recomposición de las fuerzas políticas en el país.

La crisis definió el proceso electoral a favor del partido con mayores posibilidades de devolver la confianza La profunda crisis económica y social que afecta todos los sectores de clase que conforman del país, plantea la búsqueda de solución a tres grandes retos inmediatos que amenazan la economía nacional: a.) Asegurar la sostenibilidad del sistema eléctrico, b) Propiciar una reforma tributaria para superar el déficit fiscal , tal como lo solicitó el FMI , y c) Buscar una salida viable al déficit cuasi fiscal generado en el Banco Central por los certificados de depósitos de los ahorrantes de los Bancos quebrados que afecta la estabilidad macroeconómica.

El fenómeno que propició el triunfo del PLD su candidato, tan arrollador y contundente , sólo se produce cuando los pueblos se vuelcan en contra de quien desconoce los principios democráticos, es decir contra el continuismo , reaccionando electoralmente a favor de quien mejor representa sus intereses y plantea solución de sus necesidades básicas. En una situación de crisis como vive la Republica Dominicana. El pueblo se inclinó a favor de un liderazgo autentico renovado, y una nueva forma de hacer política , tal como lo esbozó Ulises Francisco Espaillat en el siglo ixx: .” Vamos a tratar de probar que se puede ser tolerante sin ser débil, que se puede ser fuerte sin ser déspota, que se puede establecer el orden en la asociación sin incurrir en la arbitrariedad, que se puede matar el vicio sin ser cruel, que la ley es más fuerte que todos los tiranos”. En síntesis, como puede notar el lector, el pueblo dominicano ejerció sus derechos cívicos con visión de futuro.

 

 

blog comments powered by Disqus

Etiquetas: |
Enlace al artículo original:

 

Ñapa: Blogs
Pablo McKinney Atilio Borón Robert Reich Michael Moore Carlos Báez Evertsz
Federico Mayor Zaragoza Juan Torres López Manolo Pichardo Carlos Santos Vicenç Navarro
Rosario Espinal Paul Krugman Angeles Mastretta Adriano Miguel Tejada Ramón Tejada Holguín
Antoni Gutiérrez-Rubí        
Diario multimedia no lucrativo dominicano a favor de políticas solidarias, la tolerancia y el bienestar ciudadano, Perspectiva Ciudadana es una iniciativa de
Red Vida Cotidiana
, empresa ciudadana solidaria, ONG de la República Dominicana. En la red desde enero de 2001. Reproducción permitida, siempre que se cite la fuente. Celebramos y estimulamos el Software Libre. Perspectiva Ciudadana está diseñada y gestionada con PHP, Apache, MySQL y Ubuntu/Linux.
Portada | Quines somos? | Contacto | Publicidad