Perspectiva Ciudadana
¡Síguenos en Facebook! ¡Síguenos en Twitter! Suscrbete al Newsletter/Boletn

En portada


Comparte

Rogelio Martínez El genio de la Sonora Matancera
Javier Martínez de Pisón | perspectivaciudadana.com | 30-09-2001
    

Don es el genio detrás de la Sonora Matancera, sin duda el grupo más influyente en la historia de la música latinoamericana, el más grande de verdad. La genialidad de Martínez es muy particular: no se trata de que sea un gran cantante -aunque fue el primero que tuvo el grupo-, ni un gran guitarrista, sino de un talento especial que consiste en un gusto extraordinariamente refinado para escoger vocalistas, compositores y arreglistas, con lo que ha hecho de la Sonora Matancera una institución que no tiene paralelo en el mundo. Por sus filas ha pasado lo más selecto de varias generaciones de cantantes, desde Daniel Santos a Celia Cruz, de Leo Marini a Carlos Argentino, de Vicentico Valdés a Nelson Pinedo, de Alberto Beltrán y Bienvenido Granda a Celio González, Bobby Capó y Yayo "El Indio", entre muchos otros que componen una lista que parece infinita. En el juego de la vida, el tesón y la calidad humana de Don Rogelio son igualmente características notables: sólo la combinación de todos estos atributos musicales y humanos ha podido lograr que la Sonora Matancera haya cumplido 70 años en la brecha, lo cual hace de ella la agrupación musical de más larga duración en la historia, como bien consta en el Guiness Book of Records. Un nuevo disco titulado De nuevo México, de una calidad extraordinaria, demuestra una vez más que el duende musical de este hombre, a sus 89 años, permanece intacto: tan soberbio o mejor que antes.

La mejor prueba de ello está en los temas de De nuevo México, que son de una elegancia y una sensualidad excepcionales, clásicos en su forma y en su belleza caribeña, refinados en su estructura musical y lírica, y de una perfección exenta de pretensiones: son el trabajo de un grupo que no puede sonar mejor.

Trompetas apagadas por sordinas, un piano hermoso y simple, percusión sugerente, coros y estribillos musicales que se repiten hasta alcanzar una rara exquisitez, cambios de ritmos en los momentos precisos, y la voz serena e imponente de Yayo "El Indio" asombran con cada nueva audición. La grabación es una joya que contiene canciones tan hermosas como románticas. Envuélvete conmigo, como dice su propia letra, llena la vida de ilusión (vida, quiéreme un poquito, no te arrepentirás, hay que vivir el momento con toda intensidad, canta Yayo "El Indio"); Maldita vida, tiene magníficos arreglos de vientos y una melodía plácida pero con garbo, y Pena de amor es un tema soberbio, de letra magnífica, que cuenta con un coro excepcional (no llores, no llores, que todo se olvida, yo sé lo que duele una despedida) sobre el que Yayo "El Indio" va variando cada estribillo, lo cual es acentuado por espléndidos vientos. Dos hermosos homenajes a la cumbia colombiana (Cumbia con melao) y a México (México), completan una serie de temas excepcionales, de una belleza profunda, hechos con un cariñito antiguo, especial, con un arte del que ya no hay.

Esta grabación de la Sonora Matancera ha tardado en realizarse más que ninguna otra -un año y dos meses-, debido al perfeccionismo que Don exige en todas sus obras musicales. "No encontraba el estudio, no encontraba lo que yo quería... hasta que lo encontré, y cuando les llevé la grabación al sello WEA se quedaron con la boca abierta, pero creo que no lo están promocionando lo suficiente".

Las carreras de todos los cantantes antes mencionados comenzaron verdaderamente gracias a la Sonora Matancera: Daniel Santos, que fue el ídolo indiscutible de Cuba durante 15 años, era el cantante de un trío popular en Puerto Rico, pero fue con la Sonora Matancera que grabó La amnistía, El preso, El mambo es universal o el clásico En el juego de la vida; Celia Cruz realizó sus primeras canciones gracias a Don Rogelio, entre las que se cuentan El yerberito, Ritmo, tambó y flores, Melao de caña, Vamos a guarachar o Cao, cao, picao; Leo Marini inmortalizó Maringá, Fichas negras, Dos almas y Rico cha-cha-chá; Bienvenido Granda nos dejó No toques ese disco, Guaguacó de la timba, Oyeme mamá, y Angustia; Celio Gonzáles, el "Satanás de Cuba", cantó Total, No me engañes más, Quémame los ojos, El rey del amor o Intruso corazón; Carlos Argentino, Los muchachos, Ave María Lola, Ulelolaí-lolaí y En el mar; Bobby Capó, su inolvidable Piel canela y Así son los quereres; Nelson Pinedo, Yo me voy pa' La Habana y Hoy lo niegas; y Carlos Díaz "Caíto", Can, caneíto can, Cualquiera resbala y cae y Con maña sí, entre "no menos de 5,000 canciones" que son clásicos latinoamericanos desde hace muchos años. Don Rogelio escogió el repertorio musical para cada uno de estos cantantes, adaptándolo a su estilo personal, supervisó los arreglos y, en una palabra, los hizo. Por si fuera poco, la aportación musical de la Sonora Matancera no se reduce sólo a eso. La agrupación fue la primera en utilizar un timbal primitivo cuando empezó a tocar el bongó con baquetas, y la primera también en introducir vientos en la música afrocubana.

Sesenta y cinco figuras
"En las décadas del 40 y 50, logramos dar a conocer en todo el mundo a 65 figuras, entre ellas, Daniel Santos, que fue el primero; Bienvenido Granda, Celio González, Celia Cruz, Alberto Beltrán, Nelson Pinedo, Leo Marini en su segunda etapa, Bobby Capó, Carlos Argentino, Yayo "El Indio"... Me va a tener que perdonar pero se me olvidan todos los nombres," se disculpa Don Rogelio, hombre de fina estampa, cubano clásico de pura cepa, de cuyos labios pende perennemente un habano que enciende una y otra vez.

"El primer director de la Sonora Matancera fue Valentín Cané", cuenta Don Rogelio, "pero Cané era un hombre mayor y cuando empezamos a tener éxito y a correr de aquí para allá, la salud empezó a resentírsele porque padecía de asma cardíaca. Entonces, él se retiró, aunque siguió percibiendo su dinero, porque no podíamos permitir que siguiera tocando las tumbadoras y le diera un ataque cualquier día. Eso fue a finales de la década del 30. Y los demás se reunieron y me dijeron que yo era la persona indicada para dirigir la Sonora Matancera. Yo acepté con una condición: que me dieran toda la cooperación necesaria. Así empecé y hasta ahora estoy en esto". La Sonora tocaba por esa época en una academia de baile de La Habana, donde trabajó nada más y nada menos que durante 18 años. El primer cantante estrella de la Sonora fue Daniel Santos, "porque nosotros siempre hemos tenido un cantante de plantilla del grupo, y además, las figuras que íbamos creando. Celio González, que era cantante de plantilla, se convirtió en estrella también. Después vino... ¡Ave María, carajo, se me olvida!", dice asombrado.

 

 

blog comments powered by Disqus

Etiquetas: |
Enlace al artículo original:

 

Ñapa: Blogs
Pablo McKinney Atilio Borón Robert Reich Michael Moore Carlos Báez Evertsz
Federico Mayor Zaragoza Juan Torres López Manolo Pichardo Carlos Santos Vicenç Navarro
Rosario Espinal Paul Krugman Angeles Mastretta Adriano Miguel Tejada Ramón Tejada Holguín
Antoni Gutiérrez-Rubí        
Diario multimedia no lucrativo dominicano a favor de políticas solidarias, la tolerancia y el bienestar ciudadano, Perspectiva Ciudadana es una iniciativa de
Red Vida Cotidiana
, empresa ciudadana solidaria, ONG de la República Dominicana. En la red desde enero de 2001. Reproducción permitida, siempre que se cite la fuente. Celebramos y estimulamos el Software Libre. Perspectiva Ciudadana está diseñada y gestionada con PHP, Apache, MySQL y Ubuntu/Linux.
Portada | Quines somos? | Contacto | Publicidad