Perspectiva Ciudadana
¡Síguenos en Facebook! ¡Síguenos en Twitter! Suscrbete al Newsletter/Boletn

En portada

Es muy frecuente escuchar en diferentes contextos la expresión: "se necesita un cambio de paradigma educativo”,  y las constantes referencias lo han convertido en una especie de eslogan en la educación; y más ahora cuando realmente se entiende que la Transformación o Reforma Curricular de los años 90s fue y sigue siendo mal entendida y peor enfrentada y conducida, por lo que se intentan cambios en procura de mejorar la enseñanza y los aprendizajes en la escuela pública dominicana.  


Comparte

El modelo pedagógico que fundamenta los textos integrados: ¿Una novedad?
Emilio Vargas Santiago | perspectivaciudadana.com | 09-02-2011
    

Es muy frecuente escuchar en diferentes contextos la expresión: "se necesita un cambio de paradigma educativo”,  y las constantes referencias lo han convertido en una especie de eslogan en la educación; y más ahora cuando realmente se entiende que la Transformación o Reforma Curricular de los años 90s fue y sigue siendo mal entendida y peor enfrentada y conducida, por lo que se intentan cambios en procura de mejorar la enseñanza y los aprendizajes en la escuela pública dominicana.  

¿En qué consiste este cambio? A grandes rasgos se refiere a los cambios en el aprendizaje y la enseñanza que han ocurrido y seguirán ocurriendo a consecuencia del tremendo impacto de los numerosos avances tecnológicos en la informática y las tecnologías de la comunicación que han surgido y se incrementan cada día más; las personas perciben que está ocurriendo algo muy importante y atractivo, lo que podría explicar el uso frecuente de este eslogan.

En sentido etimológico el término paradigma viene del griego paradeima, equivalente a modelo, tipo, patrón o ejemplo.

Este concepto fue divulgado por el filósofo e historiador de las ciencias, el estadounidense Thomas S. Kuhn en su obra “La estructura de las revoluciones científicas” (1962).

Román Pérez y Eloísa Diez López (2003), partiendo de Kuhn (1962) definen el concepto paradigma como un esquema de interpretación básico, que comprende supuestos teóricos generales, leyes y técnicas que adopta una comunidad concreta de científicos. Además, expresan estos autores que: ”La aparición de un determinado paradigma afecta a la estructura de un grupo que practica un campo científico concreto<“

Afirman también que”…el paradigma actúa como un ejemplo aceptado que incluye leyes, teorías, aplicaciones e instrumentaciones de una realidad pedagógica y educativa. Se convierte de hecho en un modelo de acción, en nuestro caso pedagógico, que abarca la teoría, la teoría-práctica y la práctica educativa. Orienta, por tanto, la teoría, la acción y la investigación en el aula“.

Un aspecto importante de la aparición de un nuevo paradigma es que se impone cuando tiene más éxito y aceptación que su competidor, como puede ser el caso del paradigma conductual y el paradigma cognitivo. Por eso, es en la crisis donde los paradigmas se profundizan o se deterioran, crecen o desaparecen, afirman Román Pérez y Eloísa Diez López (2003).

En términos amplios, los paradigmas son un conjunto de conocimientos y creencias que forman una visión del mundo, es decir, una cosmovisión, en torno a una teoría hegemónica en determinado período histórico. Cada paradigma se instaura tras una revolución científica, que aporta respuestas a los enigmas que no podían resolverse en el paradigma anterior. Además, una de las características fundamentales es su inconmensurabilidad, o sea, que ninguno puede considerarse mejor o peor que otro.

Para los autores anteriores, los paradigmas fundamentales en psicología y educación son: el paradigma conductual, el paradigma cognitivo y el paradigma ecológico-contextual.

En cambio, un modelo pedagógico se define como la representación de las relaciones que predominan en el acto de enseñar, lo cual afina la concepción de hombre y de sociedad a partir de sus diferentes dimensiones (psicológicas, sociológicas y antropológicas), que ayudan a direccionar y dar respuestas al ¿para qué?, el ¿cuándo? y el ¿con qué? del currículo.

En términos más concretos puede decirse que son visiones sintéticas de teorías o enfoques pedagógicos que orientan a los especialistas y a los profesores en la elaboración y análisis de propuestas curriculares; en la sistematización del proceso de enseñanza-aprendizaje, o bien, en la comprensión de alguna parte de un programa de estudios.

El conocimiento de los modelos pedagógicos permite a los docentes tener un panorama de cómo se elaboran las propuestas curriculares, de cómo operan y cuáles elementos desempeñan un papel determinante. Sin embargo, hay que llamar la atención ante cualquier cambio de paradigma educativo, porque los docentes no sólodeben e>star conscientes  de  este  cambio  fundamental,  sino que, por  necesidad,  deben  convertirse  en agentes activos del mismo.  También, han de tomar responsabilidad porque deben funcionar como protectores de sus estudiantes y estar alertas para reaccionar cuando la exageración innecesaria del entusiasmo por la tecnología atente contra los procesos de enseñanza y aprendizaje, afectando la educación.

Dentro de los modelos pedagógicos está el tradicional, romántico, conductista, desarrollista, socialista y el cognoscitivo; dentro de éste, se encuentra ubicado el constructivismo y el aprendizaje significativo. Sin embargo, como los modelos son creados hay cabida para otro más.

Al inicio del presente año escolar 2010-2011, se introdujeron en el Ministerio de Educación  los denominados textos integrados, basados en un nuevo Modelo Pedagógico Centrado en el Aprendizaje con Convergencia de Medios. ¿Esto no significa que el currículo actual se enfrenta a un cambio importante d eparadigma?

Cuando se analiza a fondo la información que contiene el modelo del ILCE, resulta incomprensible que se obviara la fundamentación teórica del currículo vigente y se presente como nuevo lo que es una repetición restringida del contenido del Modelo Curricular planteado en los Fundamentos del Curriculum, Tomo l. Esto no es más que un desconocimiento de la riqueza de la teoría que sustenta el currículo que se aplica en la escuela dominicana, basada en la perspectiva constructivista y sociocultural.

El nombre del modelo elaborado en México y que se presenta como una novedad, no lo es. El curriculum vigente está basado en un modelo centrado en el aprendizaje y la llamada convergencia de medios es lo mismo que la utilización de los diversos recursos materiales y tecnológicos que se requieren para desarrollar el proceso de la enseñanza y el aprendizaje. Cuando se dice que el nuevo modelo privilegia el aprendizaje antes que la enseñanza, hay que puntualizar que el currículo vigente se elaboró bajo esa concepción, aunque al proceso se le denomine enseñanza-aprendizaje. Todos los actores que intervienen en la práctica curricular cotidiana están conscientes de que son dos procesos, uno de enseñanza y otro de aprendizaje, como las dos caras de una moneda.  El énfasis del currículo vigente no está en la enseñanza, ni en el profesor, sino en el aprendizaje y en los estudiantes, que son los aspectos medulares que había que superar con la reforma educativa.  

En términos de documentos curriculares, la reforma significó un cambio copernicano para la  educación privada y pública  ya que, por primera vez,  abarcó los niveles Inicial, Básico, Medio y la  modalidad de Adultos. En ese sentido, el sistema educativo dominicano experimentó una reforma completa.

Ante todo lo anterior cabe la pregunta,  ¿cuáles son los vacíos teóricos y metodológicos que presenta el Modelo Curricular que sustenta el curriculum vigente para introducir otro bajo el referido nombre, para justificar la presencia de textos integrados en el currículo del Nivel Inicial y el primer ciclo de la Educación Básica?

En ninguna parte del documento base donde se describe ese modelo se justifica por qué se sustituyó el Modelo Curricular de la reforma, simplemente dice:

“En el marco del cuarto convenio específico de colaboración entre el Ministerio de Educación de República Dominicana y el Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa (ILCE), se presenta el Modelo pedagógico centrado en el aprendizaje con convergencia de medios, con base en el currículo vigente y en los indicadores de logro formulados por el Ministerio de Educación.  En este documento se plantean las bases teóricas y metodológicas que sustentan la elaboración de materiales educativos impresos, audiovisuales e informáticos para el Nivel Inicial y primer ciclo de Nivel Básico de República Dominicana…En el primer apartado de este documento se presentan los fundamentos pedagógicos del Modelo pedagógico centrado en el aprendizaje con convergencia de medios, que orientan la elaboración de los diversos materiales educativos”.

En relación a la afirmación: “…con base en el currículo vigente…”, se realizó un ejercicio de comparación entre el contenido de los distintos elementos que conforman ambos modelos: el del curriculum vigente y el Modelo pedagógico centrado en el aprendizaje con convergencia de medios; y no se encontraron coincidencias en los textos. De modo que esta afirmación no se corresponde con la realidad. El nuevo modelo no se elaboró a partir de los Fundamentos del Curriculum como debía esperarse, ya que, como su nombre lo indica, son la fundamentación teórica y metodológica que sustenta el curriculum vigente.

Esta realidad no constituye un problema, pero obviar la teoría curricular para introducir otra puede influir negativamente en la comprensión del modelo y de los textos integrados tal como ha ocurrido, creando dificultades que han provocado la intervención del Presidente de la República.

Si se observa  el párrafo citado cuando dice: “En el primer apartado de este documento se presentan los fundamentos pedagógicos del Modelo pedagógico centrado en el aprendizaje con convergencia de medios, que orientan la elaboración de los diversos materiales educativos”, se está indicando que esa fundamentación teórica será seleccionada y producida por la empresa que presenta el modelo y posee toda la libertad para escoger las fuentes bibliográficas que considere para esos fines. Por eso, las obras que refiere son de años posteriores a 1995.

De esa manera es difícil producir cambios significativos para mejorar la educación nacional. Producir cambios en el currículo requiere involucramiento y compromiso de todos los actores nacionales, si no es así es difícil asegurar el éxito.

La defensa vehemente de ese modelo y de los textos integrados, utilizando diversos medios de comunicación y foros públicos, es innecesaria; quienes  deben y pueden defenderlos son los docentes que los aplican, y son ellos mismos quienes han emitido la voz de alarma ante las dificultades que confrontan para utilizarlos como libros de texto.

El Ministerio de Educación requiere una Dirección Técnica de Currículo fuerte, conformada por un personal multidisciplinario, en la cual, además de los técnicos por área académica, como existen actualmente, haya también otros profesionales que inciden directamente en el desarrollo del currículo en sus diferentes fases de aplicación. Esto así, si se quiere superar la visión del siglo pasado -de planes y programas- que aún parece persistir. Sin lugar a dudas se puede afirmar que si hubiera existido una Dirección Técnica de Currículo con las funciones y características que la definen actualmente en la mayoría de los países, los textos “integrados” podrían haber sido parte de la solución para mejorar la calidad de la educación del país y se hubieran visto como una estrategia legítima que el curriculum vigente no contraviene.

El cambio sustancial que es necesario producir en esa dependencia continúa siendo postergado por las autoridades actuales, que no han percibido la función protagónica que está llamada a desempeñar. Por eso languidece cada vez más, porque carece de estructura para liderar procesos como el que se está llevando a cabo con la introducción del modelo pedagógico que fundamenta los textos integrados. Aquí cabe recordar que la reforma anterior se elaboró al margen de esta dependencia.

Para superar la baja calidad que exhibe la escuela dominicana es perentorio enfrentar muchos desafíos y necesidades acumuladas, entre las que está la de transformar la Dirección Técnica de Currículo.

Los protagonismos personales que desde hace mucho tiempo se practican en ese Ministerio deben dar paso a que las distintas dependencias desempeñen las funciones para las cuales fueron creadas.

Otro aspecto que debe preocupar a todos aquellos que entienden que la educación dominicana requiere ser redireccionada, es el hecho de que en el Anexo del documento base se incluye varias publicaciones entre las cuales llaman la atención las siguientes:

a)Competencias para la vida en las evaluaciones de matemática (SERCE-LLECE);

b)Habilidades para la vida en las evaluaciones de lectura y escritura (SERCE-LLECE).

No es para superar pruebas que hay que mejorar la calidad de la educación dominicana, sino para contribuir al desarrollo y progreso del país, entre otros aspectos importantes que es necesario superar.

En conclusión, el es un nombre rimbombante y publicitario para impactar los medios de comunicación. Para elaborar los ya famosos textos integrados era innecesario articular otro modelo. En los Fundamentos del Curriculum vigente está el modelo curricular que se concibió con la reforma educativa; inclusive, es mucho más comprehensivo que el propuesto por el organismo mexicano. Además,  en estos fundamentos se reconoce la estrategia globalizadora e integradora, aunque se quedó sólo como una sugerencia.

Sin embargo, esto no quiere decir que ahora no pueda recuperarse tal sugerencia y se introduzcan libros integrados en el ciclo indicado y en otros, pero donde los contenidos del curriculum se traten desde una perspectiva realmente integradora y de acuerdo al currículo vigente, sin modificaciones antojadizas, como se constata en los textos integrados.

El profesor Emilio Vargas es pedagogo y especialista en curriculum. Trabajó en el Plan Decenal de Educación
en la división de curriculo.

 

blog comments powered by Disqus

Etiquetas: Textos integrados | Reforma curricular |
Enlace al artículo original:

 

Ñapa: Blogs
Pablo McKinney Atilio Borón Robert Reich Michael Moore Carlos Báez Evertsz
Federico Mayor Zaragoza Juan Torres López Manolo Pichardo Carlos Santos Vicenç Navarro
Rosario Espinal Paul Krugman Angeles Mastretta Adriano Miguel Tejada Ramón Tejada Holguín
Antoni Gutiérrez-Rubí        
Diario multimedia no lucrativo dominicano a favor de políticas solidarias, la tolerancia y el bienestar ciudadano, Perspectiva Ciudadana es una iniciativa de
Red Vida Cotidiana
, empresa ciudadana solidaria, ONG de la República Dominicana. En la red desde enero de 2001. Reproducción permitida, siempre que se cite la fuente. Celebramos y estimulamos el Software Libre. Perspectiva Ciudadana está diseñada y gestionada con PHP, Apache, MySQL y Ubuntu/Linux.
Portada | Quines somos? | Contacto | Publicidad