Perspectiva Ciudadana
¡Síguenos en Facebook! ¡Síguenos en Twitter! Suscrbete al Newsletter/Boletn

En portada


Comparte

La rica historia de la uva
| hoy.com.do | 26-01-2007
    

En Europa, esta fruta se cultiva desde tiempos prehistóricos, tal y como lo demuestran las semillas que se han encontrado en yacimientos arqueológicos de la edad del bronce de Suiza, Italia y en tumbas del antiguo Egipto.

De forma redonda o alargada, suele ser de color verde, amarilla, roja o morada dependiendo de la especie a la que pertenece; es un fruto que es muy popular por su pulpa jugosa, dulzona y carnosa. Y en cuanto a su venta, esta se ajusta a normas de calidad que determinan su peso y tamaño del racimo. ¿Sabe de qué estamos hablando?

Pues con todas estas pistas de seguro ya sabe lo que es: la uva, la cual es el fruto de la vid una planta que pertenece al género Vitis de la familia de las Vitáceas, que incluye unas 600 especies de arbustos, que por lo general son  trepadores y  producen frutos en baya.

Dentro del género Vitis se incluyen unas 20 especies cultivadas por sus frutos y algunas por sus hojas que se consumen como cualquier verdura.

En Europa, la uva se cultiva desde tiempos prehistóricos, tal y como lo demuestran las semillas que se han hallado en yacimientos arqueológicos de la edad del bronce de Suiza, Italia y en tumbas del antiguo Egipto. Los botánicos sitúan el origen de la uva cultivada en Europa en la región asiática del mar Caspio, desde donde las semillas se dispersaron hacia el oeste por toda la cuenca mediterránea. Los antiguos griegos y romanos cultivaban la vid y ambas civilizaciones desarrollaron en gran medida la viticultura. Los últimos continuaron con esta práctica y extendieron el cultivo de vides por todo su territorio colonial. A partir del 1800 comienza el cultivo de vides protegidas con vidrio en los países fríos, de manera que aumentó notablemente la calidad de las uvas producidas. Más adelante comenzaron a construirse invernaderos provistos de calefacción para el cultivo de las vides.

Fueron los colonos españoles los que introdujeron la vid en América del Norte, desde donde se extendió por todo el continente, pero el intento fracasó a consecuencia de los ataques de parásitos y las enfermedades. Como resultado de ello, a finales del siglo XIX la explotación de la vid en Europa sufrió un gran golpe tras la contaminación por un insecto americano llamado filoxera. En 30 años se propagó la plaga por todos los viñedos y éstos estuvieron a punto de desaparecer, lo que obligó a adoptar las vides americanas resistentes a la plaga como patrones de la vid europea, y se obtuvieron variedades resistentes, fruto de la hibridación de ambos tipos de plantas.

Hoy en día, la vid se cultiva en las regiones cálidas de todo el mundo, siendo los mayores productores: Australia, Sudáfrica, los países de Europa (Italia, Francia, España, Portugal, Turquía y Grecia) y en el continente americano, los mejores viñedos se encuentran en California, Chile y Argentina.

Existen innumerables variedades de uvas con grandes diferencias entre sí; en forma, tamaño, tonalidad de los frutos, productividad, calidad, etc. Todas ellas se han clasificado tradicionalmente según su destino final sea para vinificación o para consumo de mesa. Las variedades europeas se consideran superiores a las norteamericanas para elaborar vinos de mesa, como frutos de postre y de mesa y para elaborar pasas; mientras que las últimas se prefieren para obtener jugos y jaleas.

Una vez en casa, la uva se conserva durante mucho tiempo en perfecto estado si se coge en su punto justo de madurez y se cuelga con el rabo hacia abajo, para que los granos se separen unos de otros y no se toquen, en ganchos colocados en alambres tendidos. Pueden también encerrarse en una bolsa especial. En la nevera, se conservan en buenas condiciones hasta quince días. Para que tengan todo su sabor y aroma, conviene sacarlas de la nevera una hora antes de ser consumidas.

Ahora ya sabe un poco del origen, clasificación y selección de la uva; ahora le toca a usted preparar un delicioso plato con ellas y sorprender a su familia con un almuerzo diferente. ¡Haga la prueba!.

Pincho mediterráneo de pollo asado y uvas

Ingredientes:

1/4 aceite de oliva

2 dientes ajo fresco molido

1/2 cucharadas  hojuelas de chile rojo majado

1  cucharada de orégano fresco molido

 1 cucharada de romero fresco molido

1 cucharada de zumo de limón

1 libra pechuga de pollo, sin piel ni huesos

1 1/2 tazas uvas verdes, lavadas

1/2 cucharada de sal

Preparación: En un tazón pequeño combine el aceite de oliva, el ajo, el chile, el orégano, el romero y el zumo de limón. Mezcle todo el adobo. Corte el pollo en  cubos de _  de pulgada. Alterne pollo y uvas ensartando en pinchos. Coloque los pinchos en una fuente para horno o en una cacerola lo suficientemente grande para tenerlos. Vierta el adobo sobre los pinchos, cubriendo cada uno de ellos. Marine durante 4 horas. Quite los pinchos del adobo, y escurra el exceso de aceite. Sazone con sal. Ase en la parrilla hasta que el pollo esté completamente cocinado, cerca de 3-5 minutos en cada lado. Arregle en fuente de servir y rocíe con aceite de oliva y zumo de limón. Se pueden poner como aperitivos.

 

blog comments powered by Disqus

Etiquetas: |
Enlace al artículo original:

 

Ñapa: Blogs
Pablo McKinney Atilio Borón Robert Reich Michael Moore Carlos Báez Evertsz
Federico Mayor Zaragoza Juan Torres López Manolo Pichardo Carlos Santos Vicenç Navarro
Rosario Espinal Paul Krugman Angeles Mastretta Adriano Miguel Tejada Ramón Tejada Holguín
Antoni Gutiérrez-Rubí        
Diario multimedia no lucrativo dominicano a favor de políticas solidarias, la tolerancia y el bienestar ciudadano, Perspectiva Ciudadana es una iniciativa de
Red Vida Cotidiana
, empresa ciudadana solidaria, ONG de la República Dominicana. En la red desde enero de 2001. Reproducción permitida, siempre que se cite la fuente. Celebramos y estimulamos el Software Libre. Perspectiva Ciudadana está diseñada y gestionada con PHP, Apache, MySQL y Ubuntu/Linux.
Portada | Quines somos? | Contacto | Publicidad