Perspectiva Ciudadana
¡Síguenos en Facebook! ¡Síguenos en Twitter! Suscrbete al Newsletter/Boletn

En portada

Seis años después, Marie solo recuerda que fue introducida a un cuarto, donde tras desvestirse la anestesiaron, cuatro meses más tarde recibió la funesta noticia, los daños provocados por la intervención le impedían volver a embarazarse. “He cargado con esa culpa todo este tiempo, pero esa vez no tenía otro camino, cuando ocurrió iba  a terminar el bachillerato, tenía 17 años, y quería ir a la universidad, no estaba lista para  criar”, dice Marie, mientras intenta controlar el llanto.


Comparte

El aborto en las adolescentes de República Dominicana
petra saviñon | elcaribe.com.do | 11-05-2006
    

Seis años después, Marie solo recuerda que fue introducida a un cuarto, donde tras desvestirse la anestesiaron, cuatro meses más tarde recibió la funesta noticia, los daños provocados por la intervención le impedían volver a embarazarse.
 
“He cargado con esa culpa todo este tiempo, pero esa vez no tenía otro camino, cuando ocurrió iba  a terminar el bachillerato, tenía 17 años, y quería ir a la universidad, no estaba lista para  criar”, dice Marie, mientras intenta controlar el llanto.

El siquiatra Manuel Báez define la reacción post aborto como natural. “El sentimiento de culpa y de vergüenza precede a ese tipo de decisiones, existe una sensación de repugnancia a sí misma, incluso se puede llegar hasta a la paranoia, la mujer cree que todo el mundo la acusa,  y se aísla”, plantea.

En este cuatrimestre cuatro mil 24 chicas menores de 21 años debieron ser internadas por abortos inducidos, y el año pasado, de los 45 mil casos registrados, 19 mil 200 correspondieron a adolescentes entre 12 y 19 años, los números representan el 42.6 por ciento de la totalidad de de mujeres, cuyas edades oscilaron entre 12 y 45 años.
Ese año  48 mil muchachas dieron a luz en hospitales, lo que indica que  el 40 por ciento de las embarazadas de 12 a 19 años abortó.

La situación es más grave si se analizan las provincias por separado. En San Cristóbal, el 80 por ciento de los abortos que llegan al hospital Padre Pina corresponde a muchachas que no rebasan los 20 años, lo mismo pasa en el hospital  José María Cabral y Báez, de Santiago, donde las adolescentes inclinan la balanza, la constante se ha mantenido con ligeras variaciones en los últimos cinco años.

 “Toman cualquier cosa y llegan al hospital en condiciones que hacen imposible salvar al bebé, y con frecuencia se convierte en una tarea titánica salvarlas a ellas”, expone el obstetra Darío Cruz, que atiende al mes un promedio de 18 casos.

En el 2004,  39 mil mujeres debieron ser asistidas por amenazas de abortos que se hicieron realidad, de esos, el 79 por ciento provocados.

En esos doce meses,  de las  42 mil adolescentes embarazadas, 15 mil 21  evitaron convertirse en madre, un 38. 5 por ciento. Esa vez, los abortos en ese sector constituyeron el 39 por ciento de la totalidad.

En el 2003, las jóvenes que frustraron sus embarazos ascendieron a 13 mil 100, lo que representa el  32. 75 por ciento de las  40 mil reportadas en estado de preñez y el 35.1 por ciento de los 37 mil casos generales.
 
El problema podría ser mayor, dado que existe un subregistro porque muchos de los abortos  no se asientan en los hospitales.

Los datos de la Secretaría de Salud Pública muestran una desproporción debido que a muchos centros no han entregado los reportes completos.

Los riesgos a que se expone una mujer cuando se somete a un aborto van desde daños irreversibles, como perforaciones en el útero, mutilación de ovarios,  hasta la muerte.

Datos fríos del problema
Las estadísticas del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, de Salud Pública y  de varias organizaciones que trabajan con ese segmento poblacional, especifican que de las 39 mil 845 adolescentes de cuyos abortos se tiene constancia, cinco mil 491,  el 13. 7 por ciento, falleció.

Algunas fueron llevadas a los centros después de que les practicaran “abortos caseros” y perecieron por hemorragia.

Esos datos precisan que de esas chicas, 14 mil 65, el  47 por ciento no terminó la educación básica, el 29 por ciento, obtuvo el título de bachiller y el 14 por ciento estaba inscrita en alguna universidad.

“Existe mucha desinformación sobre la sexualidad, se ha tomado el camino más fácil, entregar anticonceptivos,  incluso en las escuelas, la cuestión empeora cuando la muchacha es asesorada por gente sin escrúpulos, que la pone en manos de profesionales carniceros” , indica el sociólogo César Gómez.

Una cruda realidad

En torno a la condición socioeconómica se establece que el  57 por ciento proviene de familias de escasos recursos,  y el 43 por ciento tiene ingresos económicos estables.

El 43 por ciento decidió no tener la criatura por temor a sus padres, el 28 por ciento no recibió el apoyo de sus parejas, el nueve por ciento fue obligado por uno de sus progenitores y el  20 por ciento  lo decidió por su propia voluntad.

El 79 por ciento de los abortos se hizo antes del tercer mes de gestación, el otro 21 por ciento entre el tercer y cuarto mes. De las que abortaron, solo el  26 por ciento había acudido a consultas.

“Muchas veces ni siquiera saben que están embarazadas, porque nunca van a chequearse cuando tienen sexo”, explica la ginecóloga Glenda Mir.

El 14. 5 por ciento de las mujeres que han abortado ha sufrido daños severos que le dificultan embarzarse otra vez.

Luis Rosario de la Pastoral Juvenil

“Hace falta ampliar los niveles de conciencia entre la los jóvenes, educar sexualmente”.

Los métodos usados

Inyección salina
Se aplica horas antes de efectuar el aborto y sirve para acelerar la expulsión del feto, funciona como un “alumbramiento real”, las contracciones y el procedimiento son similares a los de un parto.
La pinza
Aterfacto de metal que desmiembra al feto y lo extrae por secciones, los mayores riesgos para la mujer son las perforaciones que pueda sufrir en los órganos reproductores. Dura unos 30 minutos.

La cesárea
El feto es sacado a través del vientre, como en los casos de cesáreas normales, es un proceso de altos riesgos, y grandes complicaciones, por lo que se hace antes de los tres meses de gestación.

Las píldoras
Medicamentos contraindicados para embarazos, su ingesta puede inducir al desprendimiento del feto. Algunos laboratorios han  eliminado  el componente “abortivo”.

Infusiones
Se elaboran con hierbas y otros ingredientes tóxicos que al ser tomados provocan contracciones similares a los dolores de parto, junto a las pastillas son uno de los recursos más usados.

 

blog comments powered by Disqus

Etiquetas: Niñ@s | Salud | Mujeres |
Enlace al artículo original:

 

Ñapa: Blogs
Pablo McKinney Atilio Borón Robert Reich Michael Moore Carlos Báez Evertsz
Federico Mayor Zaragoza Juan Torres López Manolo Pichardo Carlos Santos Vicenç Navarro
Rosario Espinal Paul Krugman Angeles Mastretta Adriano Miguel Tejada Ramón Tejada Holguín
Antoni Gutiérrez-Rubí        
Diario multimedia no lucrativo dominicano a favor de políticas solidarias, la tolerancia y el bienestar ciudadano, Perspectiva Ciudadana es una iniciativa de
Red Vida Cotidiana
, empresa ciudadana solidaria, ONG de la República Dominicana. En la red desde enero de 2001. Reproducción permitida, siempre que se cite la fuente. Celebramos y estimulamos el Software Libre. Perspectiva Ciudadana está diseñada y gestionada con PHP, Apache, MySQL y Ubuntu/Linux.
Portada | Quines somos? | Contacto | Publicidad